• bcasso0

Coberturas financieras para Energía

Updated: Apr 16



Las coberturas financieras son utilizadas por las empresas para intentar reducir el riesgo de pérdida económica debido a movimientos desfavorables de precios. Ejemplo de las coberturas más utilizadas en el ámbito financiero se encuentran: las coberturas cambiarias, coberturas de valores (principalmente en acciones de la bolsa), coberturas en las tasas de interés y la cobertura en commodities (productos agrícolas, metales preciosos, productos energéticos, etc.)


La cobertura en commodities es una de las más utilizadas por las empresas e inversionistas. Un claro ejemplo son las coberturas financieras para energía. Este tipo de instrumentos financieros buscan mitigar el nivel extremo de volatilidad, fluctuaciones y la vulnerabilidad del mercado ante los picos de precios, características propias del mercado eléctrico.


¿Por qué es tan volátil el mercado energético? Esto se debe a que los precios de la energía fluctúan con la oferta y la demanda, la tensión política, tormentas e incluso se pueden ver afectados por rupturas de tuberías. Esta clase de problemas generan preocupación para las empresas que cuentan con algún tipo de exposición en la industria energética.

Las empresas buscan protegerse con coberturas en los precios, para reducir o eliminar la exposición de los costos de energía fluctuantes. El objetivo de la cobertura en energía, es crear estabilidad en los márgenes de utilidad de las empresas, ayudar a cumplir y superar los objetivos financieros, atraer inversionistas, acceso a la planeación estratégica y una mejor posición al momento de realizar compras, acuerdos y negociación de contratos.


¿En dónde se pueden conseguir este tipo de instrumentos? Los principales instrumentos de gestión de riesgos disponibles para los participantes en los mercados energéticos hoy en día, son dos; contratos de futuros, que están representados por contratos que forman parte de una bolsa específica como en el caso de NYMEX, y el mercado OTC (Over-the-Counter) en sus siglas en inglés. El mercado OTC son contratos privados adaptados a las necesidades específicas de cada compañía y ofrecidos por empresas financieras.


Una vez que conoces aspectos básicos de las coberturas financieras en energía, es momento de saber lo que aprenderás en este artículo. Aquí profundizarás sobre la definición de lo que es una cobertura financiera, las estrategias que puedes utilizar y por último, un ejemplo de cómo se puede aplicar en la industria. Sigue leyendo para conocer más.


¿Qué es una cobertura financiera en Energía? En términos generales, las coberturas financieras en energía son herramientas financieras con las cuales empresas expuestas a algún tipo de riesgo sobre el movimiento del activo subyacente de interés (Petróleo, Diésel, Gasolina, Gas Natural, Gas Propano, etc.), pueden disminuir o eliminar este riesgo.


Para proteger la economía de las empresas, es muy importante contar con herramientas financieras que ayuden a atenuar el movimiento adverso del mercado. La finalidad es evitar pérdidas para las compañías que interactúan con algún energético.


¿Qué estrategias existen para cubrir mi riesgo?

Existen diversas herramientas que contribuyen en el desarrollo de una estrategia de protección en el sector energético. Las estrategias más comunes son dos: los contratos de futuros o contratos swap y las opciones put y call. Ambas estrategias cuentan con cualidades que ayudan a mitigar el riesgo sobre una posible fluctuación de precio.


Un swap es una herramienta de cobertura que implica que dos partes acuerdan intercambiar cierto volumen, a cierto precio, en cierta fecha futura y sobre cierta materia prima. Estas especificaciones quedan plasmadas en un contrato, que al llegar a su fecha de expiración, se realiza un intercambio de utilidad o pérdida con respecto al movimiento del energético de referencia.


Por otro lado, las opciones son contratos que otorgan al comprador, el derecho, más no la obligación; de comprar (opción Call) o vender (opción Put) un volumen especifico del energético de interés, a un precio pre-acordado, en una fecha específica de vencimiento. El comprador paga una prima por este derecho.



Ejemplo de una cobertura aplicada en la industria de Energía

Para ayudarte a comprender como funcionan las coberturas en el mercado de energía, en esta sección abordaremos dos ejemplos.


En el primero de ellos, se describe la actividad de un participante especulando en búsqueda de un rendimiento positivo. Por su parte, en el segundo ejemplo, una empresa busca mitigar el riesgo sobre un posible movimiento en el precio del petróleo.


Ejemplo 1. Especulador

Un inversionista busca invertir $100,000 USD. Esta persona considera que, de acuerdo a los bajos precios actuales de petróleo y el cambio de sentimiento sobre un posible incremento de consumo global en un corto plazo, esto podría llevar el precio de los futuros de petróleo a niveles superiores, lo que se traduce en una posible ganancia de capital.

El inversionista decide comprar 2,000 barriles de petróleo a un precio de $50 dólares por barril de petróleo. Esta compra equivale a un valor en su posición de $100,000 USD ($50usd/barril * 2,000 barriles), a un plazo de un mes.


Al finalizar los treinta días, el precio del petróleo se encuentra en $60 usd/barril, lo equivalente a un valor de posición de $120,000, o una ganancia de $20,000 USD.

En el ejemplo, se puede ver claramente como con un movimiento en el mercado que impulsó el precio del petróleo hacia arriba, el inversionista fue capaz de obtener una ganancia de capital al especular sobre este evento. El mismo ejemplo puede ser aplicado para activos subyacentes como Gas Natural, Gas Propano, Diesel, Gasolina, entre otros.


Ejemplo 2. Hedger

Una empresa trasnacional enfocada en la extracción de petróleo, se encuentra en constante vulnerabilidad a los cambios del precio en el petróleo. Esta razón se debe, a que es un recurso natural que tiene mucha volatilidad y se encuentra inmerso a movimientos abruptos por distintos eventos como: cambios climatológicos, noticias geopolíticas, oferta/demanda, entre otros.


Para mitigar estos riesgos y estabilizar su margen de utilidad, la empresa decide contratar una cobertura sobre una posible baja en el precio del petróleo.


Esta empresa, al igual que en el ejemplo anterior, decide realizar su cobertura, la cual corresponde a la venta financiera de petróleo, por un plazo de treinta días a un precio de $50 usd/barril. El volumen de su cobertura, es igual que el de su extracción de petróleo mensual, que equivale a 10,000 barriles de petróleo.


Al cumplirse los treinta días desde la adquisición de la cobertura, el precio del petróleo cierra en un nivel de $60 usd/barril. En este caso, la empresa estaría perdiendo ($100,000)USD. Esta perdida, estaría siendo compensada por una posible ganancia en la venta de petróleo físico a un nivel superior al que se vio reflejado al inicio de los treinta días.


Conclusión

Los contratos financieros para energía, forman parte de un conjunto de estrategias en el mercado bursátil, que ayudan a las empresas a mitigar los riesgos propios de los mercados financieros.


¿Por qué utilizar un contrato financiero en energía? A lo largo de este artículo profundizamos en la importancia de proteger a tu empresa ante cambios bruscos en los precios o afectaciones macroeconómicas, que impactan directamente en los resultados financieros de la industria.


No contar con una cobertura, te expone a la variabilidad de precios, lo que podría significar un impacto negativo en la rentabilidad de la empresa a largo plazo.

20 views

Recent Posts

See All