• bcasso0

Coberturas Financieras para Aluminio



Los consumidores de aluminio y fabricantes de productos derivados de aluminio (desde una lata de refresco, hasta carrocerías de automóviles) pueden fijar los costos de producción con coberturas financieras para el aluminio.


Ejemplo de este tipo de empresas se encuentran todas aquellas que compran aluminio primario para convertirlo en puertas automáticas, accesorios de vidrio templado, sistemas arquitectónicos, perfiles de ventanas para casas/oficinas, paneles de aluminio compuesto, etc. Son este tipo de empresas las que más se benefician de las coberturas. Al utilizarlas, aseguran el precio de compra. Si el precio del aluminio primario sufriera un aumento, el instrumento de cobertura les protegería su compra, y a su vez, establecería una estabilidad comercial.


Esta herramienta de protección de precios no solo es utilizada por las empresas que compran, sino también por las grandes compañías mineras que venden, logrando asegurar precios de venta futuros. Esto se traduce en una protección ante una disminución en el precio del aluminio.


Recordemos que la cobertura es el proceso de compensar el riesgo de los movimientos en los mercados, fijando un precio para el mismo producto en el mercado de futuros.


Al utilizar esta herramienta obtienes los siguientes beneficios:


1. Fijas un precio futuro que sea atractivo, en relación con los costos de compra o venta de una organización.

2. Ofrecer contratos a tus clientes a precios fijos por periodos futuros.


A lo largo de este artículo aprenderás: qué es una cobertura financiera y dos ejemplos prácticos del uso de estas coberturas financieras.


¿Qué es una cobertura financiera en Aluminio?


Las coberturas financieras en aluminio son contratos operados en centros bursátiles, en los cuales el comprador, está de acuerdo en tomar deliberadamente una cantidad específica de aluminio (por ejemplo: 50 toneladas). Esto a un determinado precio y en una futura fecha de expiración.


Los consumidores y productores de aluminio pueden manejar el riesgo de precios del aluminio, comprando o vendiendo futuros.


Por ejemplo, los productores de aluminio pueden emplear una cobertura (posición-corta) para fijar un precio de venta para el aluminio que producen, mientras que las empresas que compran aluminio, pueden utilizar una cobertura (posición larga) para asegurar el precio de compra para el producto que necesiten (en este caso, aluminio).


Además de asegurar precios futuros, las coberturas financieras de aluminio pueden ser utilizadas por los especuladores. Los especuladores asumen el riesgo que las empresas tratan de evitar, a cambio de la posibilidad de ganar dinero de un movimiento favorable en el aluminio.


Los especuladores compran futuros de aluminio cuando creen que los precios de aluminio subirán. Por el contrario, venderán futuros del aluminio, cuando creen que los precios del aluminio van a bajar.


¿En qué lugar se pueden negociar los futuros del aluminio?


Para poder comprar o vender futuros del aluminio se podrían considerar tres opciones:


1. La primera, es la Bolsa de Metales de Londres o London Metal Exchange en inglés (LME). Este contrato es el más líquido del mundo y representa un tamaño de 25 toneladas. Se cotizan en dólares y centavos por tonelada métrica.


2. COMEX Aluminio. Este contrato se negoció en la división COMEX de la NYMEX ubicada en los Estados Unidos. Se negocian en unidades de 55,116 libras (25 toneladas) y los precios de los contratos se cotizan en dólares y centavos por libra.


3. Cierre de transacciones Over-The-Counter (OTC), esta transacción se hace por medio de una compañía financiera directa, y es considerado un convenio privado entre el cliente y la empresa financiera, a diferencia de un centro bursátil.





Ejemplo de una cobertura aplicada en la industria del Aluminio


Para conceptualizar el uso de una cobertura financiera del aluminio por empresas, tenemos dos ejemplos que nos muestran los resultados del aumento y disminución en el precio del aluminio.


Caso de Estudio


Una empresa minera de aluminio, acaba de firmar un contrato para vender $1,000 toneladas de aluminio para entregarlo en un plazo de 2 meses. El precio del aluminio en ese momento es de USD $1,400/t, mientras que el precio de los futuros de aluminio con entrega en 2 meses se encuentran en USD $1,500/t.


Para fijar el precio de venta en USD $1,500/t, la empresa decide entrar con un contrato de posición corta. Para cubrir las 25 toneladas de aluminio que tiene como base el LME, la empresa tiene que vender 40 contratos de futuros.


Con los contratos, la empresa minera asegura que podrá vender las $1,000 toneladas de aluminio a USD $1,500/t. El valor del monto total por la transacción será de USD $1,500,000.


Pero, ¿Qué sucede si al cumplirse los dos meses el precio del aluminio aumenta? Y ¿Si disminuye?


Esto lo veremos con los ejemplos.


Ejemplo 1. Cuando el precio del aluminio cae 15%


Si el precio original del aluminio era de USD $1,400/t y su valor disminuye en 15%, el nuevo precio al finalizar los dos meses, será de USD $1,190/t. Lo que quiere decir que por la venta de las $1,000 toneladas, la empresa solo recibiría el total de USD $1,190,000 por la venta del aluminio.


Sin embargo, como se utilizó una cobertura financiera para el aluminio a un precio de USD $1,500 /t, la empresa habrá ganado: USD $1,500 – USD $1,190 = USD $310 por tonelada. La empresa, con esta caída de precio estaría viendo una perdida en su venta de producto aproximada de $210usd/ton o ($210,000usd). Con la cobertura que se ejecutó inicialmente, los 40 contratos que cubren las 1,000 toneladas, la empresa tendría ganancia financiera total por la posición corta de futuros de USD 310,000. Lo cual resultaría en una ganancia neta de $100,000.


Ejemplo 2. Cuando el precio del aluminio aumenta 15%


Para este ejemplo, volvemos a tomar como base el precio del aluminio que es de USD $1,400/t. Si hablamos de un aumento del 15%, el nuevo precio del aluminio es de USD $1,610/t.


Este aumento en los precios del aluminio, quiere decir que el productor podrá vender las $1,000 toneladas de aluminio por un ingreso neto superior que se traduce en un valor de venta total de: USD $1,610,000.


Sin embargo, como la posición corta de futuros se ingresó a un precio más bajo (USD 1,500/t) el productor habrá perdido: USD 1,500 – USD 1,610 = ($110/ton) o ($110,000).

Lo que resultaría en un ejercicio de ganancia neta de $100,000usd


Para la empresa minera resultó muy rentable el utilizar una cobertura financiera de aluminio, porque les permitió ganar cuando el precio había disminuido. Incluso cuando el precio aumentó, a pesar de no ganar más, mantuvieron el mismo margen de ganancia, en comparación con lo que hubiera significado la pérdida sin cobertura.


Conclusión


Los contratos financieros de aluminio, ayudan a las empresas que compran y venden en gran volumen esta materia prima. Les permite fijar el precio al vencimiento del contrato. Esta situación los protege de grandes pérdidas financieras y les da la posibilidad de tener una estabilidad comercial.


Ante la volatilidad en el mercado de materias primas, en el cual los precios aumentan o disminuyen de manera desmedida, es importante contar con un instrumento que nos proteja. Este es el objetivo de las coberturas financieras, fijar el precio de compra o venta (dependiendo de quién realiza la operación).

Recent Posts

See All